En una entrevista concedida a la publicación The Mining Report, el famoso estudioso del mercado de materias primas, John Kaiser, ha desvelado las claves del éxito en un mercado tan plano como el actual en algunas materias primas como, por ejemplo, los metales preciosos.

En primer lugar, Kaiser analiza la demanda de materias primas a nivel mundial. Bajo su punto de vista, el mercado de materias primas sigue estando en un “superciclo”, ya que depende del crecimiento y desarrollo económico de diversas regiones del planeta con gran densidad demográfica y que están dando pasos decididos hacia el capitalismo.

El razonamiento de Kaiser está basado en una idea que se ha consolidado recientemente en la teoría del crecimiento económico. Las naciones más pobres crecen a tasas más altas que cualquier otro país desarrollado, ya que parten de estándares de vida y dotaciones iniciales muy bajas en comparación con las del mundo desarrollado. En este sentido, la mejora institucional lleva a que las economías pobres tengan mucho recorrido hasta que su tasa de crecimiento y la renta nacional se sitúen a niveles del mundo desarrollado.

El desarrollo de estas regiones (sudeste asiático, algunos países africanos o Hispanoamérica) requiere del uso en cantidades ingentes de materias primas, y dada la rigidez de la oferta de algunas de ellas (materias primas alimentarias o petróleo), los precios crecen a lo largo de este proceso.

Con estos fundamentales, el mercado de las materias primas tendrá un buen comportamiento en los próximos años, si bien es cierto que en este momento las expectativas de los agentes son bajistas. En estas expectativas pesa mucho lo que está ocurriendo en China, donde la producción de metales industriales, preciosos y productos energéticos se ha disparado al calor de las subidas de precios de los últimos años, mientras que la demanda está estancada.

Kaiser cree que volverá a ser evidente este “superciclo” en 2017. Las expectativas bajistas se mantendrán mientras no se aclare la situación económica de las principales naciones como Estados Unidos, Japón o China. En diferente plano se encuentran los metales preciosos, los cuales  tienen la oportunidad en este momento de escalar en sus cotizaciones y redoblar su papel de cobertura contra la pérdida de poder adquisitivo.

Las caídas en los precios de los metales preciosos y la evolución de los fundamentales de las distintas materias primas pueden ser aprovechadas por los inversores para obtener rentabilidad minimizando el riesgo. Kaiser ofrece una guía de inversión muy interesante en compañías cotizadas, en su gran mayoría, en la Bolsa de Nueva York.

1)      Buscar compañías mineras que tengan un alto porcentaje de reservas sobre el volumen de extracción. Por ejemplo, la compañía extractora Midas Gold Corp., cuenta con una proporción de 1,5 gramos por toneladas, mientras que el resto del sector se sitúa en torno a los 0,8 ó 0,9 gramos por tonelada. Midas Gold Corp. está desarrollando un proyecto importante en el estado americano de Idaho llamado Golden Meadow.

2)      Dentro de esta búsqueda, elegir mineras que tengan recursos de oro que no son rentables a los precios actuales pero que son calificados como de “alto grado” (entre 5 y 10 gramos por tonelada de oro puro). Un ejemplo es Probe Mines Limited, la cual está trabajando en la exploración de zonas de “alto grado” y cuya estimación inicial se sitúa entre 1 y 1.5 millones de onzas con aproximadamente 5 gramos por tonelada.

3)      Elegir compañías mineras que tienen un plan ambicioso de mejora e innovación de la producción. En este segmento se sitúa Nevada Exploration. Esta minera utiliza chorros de agua subterránea para detectar vetas de oro de calidad en el estado de Nevada. En dicho estado americano, se estima que existe una reserva de 300 millones de onzas de oro en territorio controlado por las grandes mineras Newmont y Barrick Gold, las cuales se han mostrado incapaces desde el punto de vista tecnológico para explotar estos yacimientos.

4)      En el campo del uranio, la oportunidad de inversión se centra en empresas innovadoras como Uravan Minerals, Fission Uranium Corporation o Alpha Minerals. En ella, las reservas en porcentaje de la producción es superior al 20%.

5)      Respecto al negocio de exploración y prospección minera, Kaiser aconseja fijarse en compañías que están investigando nuevos suelos con nuevas técnicas. A ello se dedica Avrupa Minerals, la cual ha renovado las técnicas de compañías como la portuguesa Iberian Pyrite Belt.

6)      Más de lo mismo ocurre en el campo del cinc. Tras muchas dudas durante años, Kaiser ve claro un horizonte próspero invirtiendo en cinc. Gracias a China, pronto la demanda del metal superará la oferta y, por tanto, los precios se incrementarán.

7)       Tierras raras: También hay perspectivas en el mercado de investigación y explotación de los metales clasificados en el Sistema Periódico de los Elementos como “tierras raras”. En este campo se sitúa como inversión privilegiada la compañía Namibia Rare Earths. Los buenos resultados a corto plazo auguran éxito para el futuro en la explotación de varias regiones en condiciones químicas óptimas.

8)      Níquel: Dejando a un lado los grupos más bajos de la Tabla Periódica, Kaiser también apuesta por el níquel. No es un metal que goce de gran predicamento ya que ha sufrido un desplome de su precio desde 2007 (desde 25 dólares por libra hasta 6,25 dólares por libra). Sin embargo, las perspectivas a largo plazo son muy favorables especialmente en China, Indonesia y Filipinas. Kaiser apuesta por las compañías mineras First Point Minerals Corp y Cliffs Natural Resources.

9)      Diamantes: Un mercado más cercano al oro, los diamantes, capta también la atención de Kaiser. Particularmente, la empresa Peregrine Diamonds tendrá buenos resultados antes de Navidades, según indica el consenso de mercado, en la creación de diamantes con mucha más dureza, diferente presentación y atractivo de valor. La muestra a partir de la cual se fabricarán los nuevos diamantes es de 500 toneladas con una valoración superior a 300 quilates por cada 100 toneladas.

10)   Por último, Kaiser resume todos los consejos anteriores en uno: los pequeños inversores deben fijarse en compañías creadoras de valor y con resultados visibles. En cambio, los grandes inversores deben influir en el cambio de ciclo del mercado, puesto que estos son capaces de instrumentarlo.

En resumen, Kaiser apuesta por compañías innovadoras, con resultados a corto plazo demostrables y con planes de expansión razonados y transparentes. En el caso de los metales preciosos, esta apuesta no pasa por las tradicionales mineras sino por otras que están ganando poco a poco cuota de mercado y que se están fortaleciendo en los últimos meses.

Fuente: 24hgold.com

Si le interesan  las inversiones lo invito a que se suscriba al Curso Gratuito: Introducción a la Bolsa De Valores completando los datos en el formulario  que se encuentra al costado del sitio.

Lo Saluda Atte

Luciano Franzoni

Email de Consultas: info@aprenderainvertirenlabolsa.com