Veamos en detalle las tres principales herramientas con las que cuenta el inversor activo.

1) El análisis económico se ocupa principalmente de analizar las variables macroeconómicas para tratar de predecir cuándo un ciclo va a comenzar y cuándo va a terminar. Los especialistas en esta materia son los economistas, pero cualquier inversor podrá también hacer análisis económico, simplemente aprendiendo las variables más importantes de la economía y así aprender a interpretar los informes económicos hechos por consultoras y economistas. No es necesario que todos estudiemos economía, pero si que sepamos interpretar los análisis que los economistas realizan. Temas como el impacto de la tasa de interés sobre la marcha de la economía, del tipo de cambio, de las funciones de producción, de las políticas económicas y su impacto sobre los activos financieros e inmobiliarios van a ser algunos de los temas que se van a abordar en esta área.

2) El análisis fundamental (AF) se ocupa de intentar predecir los ganadores en el proceso de “destrucción creativa”. Analizando los negocios y los balances de las empresas, intentan calcular el precio de una acción en función a las perspectivas y futuros de los negocios de las empresas. Si el análisis fundamental detecta empresas que tienen un precio actual que es menor al precio teórico calculado en función al estudio, deciden recomendar la compra de esa empresa. Esta herramienta se basa en suponer que el mercado es ineficiente, es decir que no tiene toda la información disponible acerca de la acción en el precio. En base a esto se ocupan de detectar situaciones anómalas y explotarlas en beneficio propio.

La definición exacta de esta herramienta es la siguiente: El análisis fundamental es un método de valuación de acciones basado en el examen exhaustivo de los aspectos financieros y operativos de la empresa emisora, en donde se hace especial hincapié en las ventas, ganancias, potencial de crecimiento, activos, deuda, management, productos y competencia.

El análisis fundamental puro toma en consideración mayoritariamente aquellas variables que están directamente relacionadas con la compañía en particular, en vez del estudio del mercado en general o la información obtenida por el análisis técnico de las cotizaciones.

De la definición anterior se desprende que un título puede estar sobrevaluado o subvaluado por el mercado, de tal manera que los mercados no siempre se comportan de manera eficiente.

La metodología general de este enfoque buscará determinar el valor intrínseco de la empresa basado en factores fundamentales como ser: ganancias esperadas, tasa de crecimiento, ventas, deuda, liquidez, market share, activos intangibles, management, etc…

Para tal fin se realizará un estudio de la evolución pasada de la empresa analizada y una proyección de la actividad futura, buscando compararla con otras similares a nivel local o internacionales.

Existen sin duda infinidad de información y datos que pueden ser agregados a un análisis, y por tal motivo puede ser complicado determinar todo lo que debe tener un AF correctamente realizado. Pero si es posible arriesgar que es lo que no puede faltar dentro de cualquier AF que pretenda ser medianamente serio:

  1. Las proyecciones futuras macro (país) y macroeconómicas (sector),
  2. Las proyecciones futuras de la empresa.
  3. La tasa de descuento relevante.
  4. El riesgo de la empresa respecto del mercado donde opera.
  5. Entender cuál es el negocio principal (core bussines) de la empresa.

3) Por ultimo, tenemos al análisis técnico, que se ocupa de en base a series de precios históricas de los activos y en base a cálculos estadísticos y matemáticos, predecir los futuros movimientos de los activos.

Así, el Análisis Técnico proporciona diversas herramientas que tienen como uno de sus objetivos reducir los dificultosos análisis de estados financieros y contables como a su vez su significado e influencia en las expectativas futuras. Este tipo de herramienta trata de arrojar de manera pragmática, diversas señales que son de suma ayuda para las decisiones de inversión.

Al Análisis Técnico (AT), se lo conoce como una técnica de análisis más que como una metodología de valuación como lo es el análisis de estados financieros contables.

Esta técnica tiene como objetivo analizar la posible evolución futura del precio de un activo, dada la serie histórica de precios pasados.

Los postulados del AT se centran básicamente en que los precios descuentan toda la información conocida y existente en el mercado, así como las expectativas de los inversores. Otros de los fundamentos de Análisis Técnico  son que los precios de los activos suelen tener una tendencia definida a lo largo de un período apreciable y que la interacción entre la oferta y la demanda son gobernados por un número importante de factores racionales como irracionales.  Esta debilidad no se encuentra en el análisis fundamental, dado que su estudio es más tangible a los ojos de la Eficiencia del Mercado, aunque no del todo robusta como parece.

Dentro del Análisis Técnico  a su vez, se encuentran distintas herramientas o instrumentos que son usados para determinar tanto señales de compra venta, como para encontrar niveles críticos de precios dadas divergencias de indicadores, establecer tendencias o ciclos de movimientos, etc. Así podemos desarrollar diferentes ramas dentro de este tipo de análisis.

Chartismo (viene de la palabra “chart” que significa “gráfico” o “curva” en inglés): La primera rama más conocida dentro del análisis técnico recibe el nombre de Chartismo. Como dijimos anteriormente, a través de los precios podemos analizar el comportamiento de los activos, sus causas y su posible evolución. El chartismo se basa exclusivamente en el estudio de las figuras geométricas que trazan las cotizaciones históricas en un gráfico.

Análisis cuantitativo: Pasando a la segunda rama del AT, el análisis cuantitativo llegó con la evolución del análisis chartista. Sin entrar en el detalle de cada uno de ellos, los más conocidos son los indicadores técnicos derivados de la misma serie de datos de precios y volumen históricos de un activo. Puntualmente un indicador es formado por fórmulas matemáticas que contemplan diferentes ratios por los cuales un analista puede aumentar su poder de análisis y de toma de decisiones.

He ahí las principales herramientas de un inversor activo, es decir, una persona que busca superar los rendimientos de un índice como el Standard & Poor´s 500.

Autor: Federico Tessore

Yo utilizo y recomiendo las Estrategias del Curso de Bolsa Maestría en Inversiones Bursátiles

Si te  intereso  el Artículo  te invito a que dejes un comentario en la parte de abajo.

Email de consultas: info@aprenderainvertirenlabolsa.com