Para aprender, nada mejor que mirar a los que saben. En esta nota se encontrará con inversores de perfil bajo, poco conocidos por los medios y el público en general, pero que engrosan sus cuentas bancarios con más de 6 dígitos, ganados en la bolsa mediante su astucia y perseverancia.

Pasen y conozcan a los Inversores Anónimos y Millonarios.

Muchos de nosotros, en nuestro carácter de inversores, alguna vez nos sentimos atraídos por las grandes leyendas d el mercado como George Soros, Warrent Buffet y Peter Lynch, en

el tope de la cima.
La jugada en la cuál  Soros ganó 1.000 millones de dólares especulando contra la libra esterlina, la compra mayoritaria de American Express que realizó Buffet a precio de ganga o el exitoso track record de Lynch forman parte de los anales de las finanzas, y nosotros (simples mortales) no podemos mas que sacarnos el sombrero ante su astucia y buscar asimilar sus principios sobre inversiones, su manera de ver el mercado y la dinámica en el proceso de toma de decisiones utilizado.

En el afán de aprender de los que ya triunfaron, es normal entrar en el “circuito turístico” de los big boys, y  consumir sus libros, entrevistas, enseñanzas. Pero muchas veces, lo mejor no está precisamente en el circuito comercial, si no mas bien en el cicuito off, que no es tan masivo.

Existen entonces otros “Gurús”, tremendamente exitosos, “cansados” de ganarle al mercado, con muchas cosas para aprender y que no son conocidos por la gran mayoría de nosotros.

En esta primera entrega, estudiaremos a uno de estos “animales de mercado” llamado Paul Rotter.

Paul Rotter

Paul Rotter es, quizá, el daytrader más exitoso del mundo.
Paul nació hace 36 años en la República Checa, y fue criado en Alemania, aunque actualmente vive en Suiza, desde donde maneja su propia compañía de inversión, Rotter Investment AG.

Antes de comenzar a conocer su historia es útil tener en cuenta que el estilo que este inversor realiza es conocido como scalper, y consiste en tomar posiciones agresivas intradiarias (de muy corto plazo), buscando ganar unos pocos tiks (subas mínimas de pocos centavos) en cada operación.

Sus primeras experiencias en el mercado las realizó trabajando en el  Bundesbank, pero no le fue muy bien: casi lo despiden porque era muy arriesgado e incluso llegó a tener pérdidas significativas en las cuentas que manejaba.
Luego de esa mediocre experiencia, comenzó a trabajar (siempre como trader) en un banco japonés, en donde aprendió la disciplina, una parte fundamental para el éxito de cualquier estrategia de trading. Cuando le empezó a ir bien y escapándose de la presión fiscal alemana, se mudó a Dublín para trabajar en el broker irlandés Midas Trading House.

Su buen olfato y su rapidez para operar hicieron que en 1998 pueda abandonar este broker para fundar su primer compañía de trading junto con otros colegas, a la cuál llamó Greenhouse Capital Management, con un capital inicial de 1.3 millones de dólares.

Solamente el primer día de operaciones Paul obtuvo rentabilidades por 526.000 dólares, y en solo 3 meses llevó el capital del fondo a 6.5 millones de dólares.

Si el lector está pensando que sería buena idea darle sus ahorros para que este exitoso trader se los multiplique, no sería mala idea, pero debe tener en cuenta que el monto mínimo que acepta el mismo es de 1.000.000 de euros, de ahí para arriba.

Muchos afirman que gana 50 millones de euros por año, aunque algunos analistas afirman extraoficialmente que esa cifra de ganancia corresponde a un período de tiempo mensual en vez de anual.

Su estrategia

Paul opera en el mercado electrónico europeo de bonos alemanes de corto plazo conocido como Schatz , mediante plataformas de trading como las que tiene cualquier inversor online.

La mecánica sobre la cuál este exitoso trader fundó su fama ganadora es bien simple: introduce órdenes de gran volumen en uno de los dos lados del mercado (en el bid o punta compradora, o en el ask o punta vendedora), engañando al resto de los participantes, que se encuentran con que la orden es rápidamente cancelada cuando ellos quieren ejecutarla, por lo cuál quedan “atrapados” en un precio en el cuál no desean quedarse expuestos.

Rotter de esta manera manipula al mercado llevándolo en la dirección que a él le conviene. Por ejemplo, cargando órdenes grandes en la punta compradora hace que los vendedores que buscan calzar las mismas “se bajen” unos centavos, con lo cuál el precio termina cayendo porque al cancelar el la orden antes de que sea ejecutada el resultado es que bajó el precio ofrecido (el ask, precio de venta).

Si por el contrario lo que busca es hacer subir la cotización coloca órdenes fuerte de venta y cuando los compradores buscan llevárselas él las anula y el resultado es un aumento en la punta bid o compradora.

Como el lector se imaginará, esto despertó muchas quejas de firmas de inversión sobre estas “ordenes fantasmas” que aparecían y desaparecían mágicamente antes de que pudieran ser ejecutadas.

Estas quejas metieron presión en el Eurex (Europe´s Global Financial Marketplace), lo cuál llevo al ente regulador penalizar la cancelación masiva de órdenes y a reducir el tick mínimo de 0,01 a 0,005, reduciendo así las posibilidades de beneficiarse con esta estrategia.

No obstante estas limitaciones, Paul Rotter siguió teniendo éxito con sus operaciones y multiplicando a pasos agigantados el capital de su fondo.

Para entender un poco más de esta inteligente estrategia, que roza los límites de la ética y la legalidad en el mercado, tenemos que tener en cuenta que Paul no es ningún novato en cuanto al volumen que opera. Para tener una idea, cada contrato operado en este mercado tiene un valor de 100.000 euros, y el volumen del Bund (que opera Paul) es de un millón de contratos por día. Algunas estimaciones dicen que él opera el 10% de ese volumen, es decir, 100.000 contratos por día por un valor de 100.000 euros cada uno.

Esta estrategia puede buscar ser replicada por el lector, pero deben buscarse papeles que no sean muy líquidos y que a la vez sean conocidos por él.

El riesgo es alto pero la recompensa puede ser muy importante.

La semana que viene seguiremos analizando a estos exitosos y desconocidos inversores, buscando aprender cosas de ellos que podamos aplicar en nuestra propia gestión monetaria.

Autor: Nicolás Litvinoff

http://www.nicolaslitvinoff.net

Yo utilizo y recomiendo las Estrategias del Curso de Bolsa Maestría en Inversiones Bursátiles