Aunque parezca algo complicado es una técnica muy sencilla: se trata de encontrar acciones de  empresas que operan por debajo de su valor intrínseco.

Todo comenzó en los años ’30, cuando, Benjamin Graham y David Dodd, profesores de Finanzas de la Universidad de Columbia, comenzaron a planear, para sus clases, lo que luego se convertiría en un sistema. Se trata de lo siguiente: el inversor de valor busca  acciones con fundamentos sólidos considerando ingresos, dividendos, flujo de caja y valor en libros, y que se estén vendiendo en el mercado  a un precio muy bajo, comparando  con la  calidad de la acción.

Es importante dejar claro lo siguiente antes de profundizar: el value investing no se trata de  comprar cualquier acción a la baja donde su precio parece “barato”. Los inversionistas de valor tienen que profundizar su trabajo y  tienen que estar seguros  que van a elegir una empresa que es barata tomando en cuenta  su alta calidad.

Es de mucha importancia  tener en cuenta la diferencia entre el valor de una empresa y una empresa que  sus acciones tienen una cotización baja. Si las acciones de una empresa bajan de precio en un determinado momento, esto no significa  por si solo que las acciones de esta empresa están baratas. La caída del precio de esa acción  podría  suceder por un problema importante de la empresa y en consecuencia en el mercado baja esa acción. Para que el precio sea una verdadera oportunidad, la empresa debe contar con fundamentos sanos  para demostrarnos que el valor de las acciones de esa empresa es mayor al que están en ese momento en el mercado.  El value investing siempre compara el precio actual con el valor intrínseco teórico de las acciones y no con el valor histórico.

Un ejemplo de Value Investing:

Warren Buffett uno de los mayores inversores que han existido, aunque él no se define como un inversor de valor, muchas de sus inversiones exitosas fueron utilizando estos principios,  el logro superar  el rendimiento del S&P 500 en alrededor de  un 13% de media anual de 1967 al 2002 con las acciones de su empresa  Berkshire Hathaway.

Es importante tener en cuenta que la mentalidad del value investing ve a una acción como el vehículo por el cual una persona se convierte en propietario de una empresa. Los inversores de este tipo invierten en empresas de calidad y no basados en que su cotización es baja. Los inversores de valor no consideran los factores externos que afectan a una empresa, como si hay una recesión o si los índices pueden seguir bajando. Debido a que su método consiste en determinar el valor intrínseco de una determinada acción y no el contexto general del mercado. Según  los principios de este estilo de inversión los factores externos no afectan el valor de una compañía  en el largo plazo.

Inversión De Valor Versus Mercados Eficientes

Por un lado está la teoría de  que los mercados son eficientes y que en el precio de una acción  de una compañía, en el mercado  ya está reflejado el verdadero valor  y, por lo tanto, está mostrando el valor intrínseco de la empresa, en cambio el  value investing   sostiene lo contrario.

Características de las acciones de valor

Luego de haber visto que es el value investing, vamos a ver algunas características de estas acciones:

-Se pueden encontrar en cualquier  Mercado  y sector.

-Existen en todas las industrias, muchas veces sucede que simplemente una noticia que afecta en el corto plazo a la acción la hace caer pero los fundamentos siguen siendo los mismos.

– Si una empresa está haciendo nuevos mínimos esto puede ser arriesgado y por lo tanto hay que hacerle un mejor análisis.

Parámetros en los que se basan los Inversores de Valor:

-El precio de la acción no puede superar los  dos tercios de valor intrínseco.

– Que estén las acciones de una compañía en el 10% inferior de todos los activos del mercado en cuanto al  ratio precio/ganancia.

-El ratio precio/ganancia con crecimiento (en inglés, PEG, que se obtiene dividiendo el ratio p/g por el crecimiento de sus ganancias proyectadas año sobreaño) debe ser menor que uno.

-El valor/libro de las acciones de una compañía no debe ser mayor al precio del mercado de esas acciones.

-Los activos deben superar a la deuda

– El activo circulante debe ser dos veces el pasivo circulante.

-El rendimiento que dan  los dividendos debe superar por lo menos en 2/3 el   rendimiento de los bonos AAA de largo plazo.

-Las ganancias deben crecer a un ritmo mínimo del 7% anual compuesto durante los últimos diez años.

Como cubrirse en las inversiones de valor

Para evitar un error en los cálculos del valor intrínseco de una compañía, es común  el uso de un margen de seguridad adicional en el value investing, Un inversionista de valor puede estar  prácticamente seguro  que una empresa tiene un  determinado valor intrínseco, por ejemplo  de $40 por acción. Pero puede suceder que en sus cálculos haya sido un poco optimista,  entonces crea un margen de seguridad/error usando como referencia $ 34 por acción. El inversionista puede encontrar que si las acciones de la empresa en el mercado están a $ 20  siguen siendo atractivas para invertir, o que en $ 32 ya no lo es tanto. Si el valor intrínseco de la acción es menor que el estimado por el inversor, el margen de seguridad podría ayudar a prevenirlo de pagar demasiado por la acción.

Conclusión: depende del perfil que tenga cada inversor si este tipo de  inversiones de valor se adapta a su perfil, o si van más con el  otro tipo de estrategias y de plazos. En mi caso yo no sigo este sistema dado que me gustan más las inversiones a corto plazo, considero que se pueden obtener utilidades mayores dado que podemos apalancar nuestra inversión con el uso de opciones sobre acciones, y también nos permiten las inversiones de corto plazo generar utilidades antes. Pero esto es algo que cada inversor tiene que definirlo antes de optar por una estrategia e invertir su dinero.

Si esta interesado en formarse en inversiones le recomiendo el Curso de Bolsa Maestría en Inversiones Bursátiles

Lo Saluda Atte

Luciano Franzoni

Email de Consultas: info@aprenderainvertirenlabolsa.com