Existen muchos inversores que tienen una visión optimista sobre la cotización del oro y luego está Shayne McGuire, director de un fondo de inversión de Texas, de 44 años, que recientemente participó en una conferencia sobre el oro en Berlín, y causó revuelo entre la audiencia de aficionados al metal. Su provocación: un libro que predice que el precio del oro podría dispararse a 10.000 dólares la onza, más de siete veces su precio actual.

La visión de McGuire no son augurios gratuitos.

Dirige un fondo de pensiones de oro de 330 millones de dólares, para el “Teacher Retirement System of Texas” (Sistema de Jubilación de Maestros de Texas). La predicción, que plantea en su libro ‘Hard Money’ (“Dinero sólido”), recientemente publicado en EE.UU., lo diferencia mucho del resto. La mayoría en Wall Street considera que la predicción es descabellada. Pero tambien la mayoria creía exagerado que el oro alcanzase los 1.000 dólares.

En su libro, McGuire argumenta que es posible ver precios 10.000 por onza, si suficientes fondos de pensiones y grandes inversores comienzan a comprar y colocan como mínimo 1% del total de sus acciones y bonos en el metal. Un desplazamiento así hacia el oro haría que la demanda impulsara los precios 10 veces por encima de su nivel actual, calcula McGuire.

En 2007, él y un colega convencieron al fondo de pensiones de Texas, el octavo de Estados Unidos con entonces con 100 millones bajo gestión, para que apostara por el metal. Fue una estrategia nueva que lo convirtió en uno de los pocos fondos de pensiones de EE.UU. dedicado sólo a este metal. Por aquel entonces, el precio del oro cotizaba alrededor de los 650 dólares la onza, menos de la mitad de su precio actual. El fondo de oro tiene la mitad de sus activos invertidos en un fondo de oro que cotiza en bolsa, SPDR Gold Trust, y el resto en acciones de oro.

No son muchos los fondos de pensiones que han invertido en oro. La mayoría de los fondos de pensiones considera que el oro es demasiado volátil y por lo tanto demasiado arriesgado.

“Cuesta dinero y solo se le puede mirar fijamente”, sostuvo en una entrevista reciente el inversor multimillonario Warren Buffett. Hay otros grandes inversores que si apuestan por el oro, como el prestigioso gestor de hedge funds John Paulson, que ha pronosticado que el oro podría alcanzar los 4.000 dólares la onza para 2013.

McGuire sostiene que el oro no es sólo para quienes piensan que se avecina una catástrofe financiera. Prevé que el precio del oro aumentara en medio de una inflación creciente, entre otras cosas.

“El mundo no necesita hundirse para que el precio del oro se dispare”, señala.

McGuire cree que la inflación volverá, lo que suele impulsar los precios del oro. Entre otras cosas, anticipa una ola de crisis financieras que azotará el mundo.

Fuente: Portal Minero

Yo utilizo y recomiendo las Estrategias del Curso de Bolsa Maestría en Inversiones Bursátiles